Historia de la Institución

Trayectoria histórica

En Paysandú, a los tres días del mes de diciembre de 1928 "... se dió cuenta de la moción formulada por el señor Presidente de la Comisión Directiva del Ateneo sobre la creación en Paysandú de un Instituto Normal" que dice así: Moción del Dr. Citraro: "que la Comisión Directiva del Ateneo tome a su cargo la organización de un Instituto Normal en Paysandú. A tal efecto se autorice a la mesa para que reúna todos los elementos necesarios a fin de proyectar la creación del instituto haciendo todas las gestiones pertinentes a tal fin".

El 17 de diciembre de 1928 se acepta la exposición de motivos del Proyecto del Dr. Luis Citraro y se resuelve dar noticia al Consejo de Instrucción Primaria y Normal acompañando los fundamentos de dicha propuesta. Los marcha de los trabajos sobre la creación del Instituto Normal, apareció publicada en los diarios locales "El Paysandú", "El Nacional", "El Heraldo" y remitido al "Imparcial" de Montevideo.

El Dr. Citraro gestionó ante el Concejo Departamental una subvención mensual para el proyectado Instituto Normal y como consecuencia de las diferentes opiniones el 6 de febrero, el Dr. Citraro renunció a la Presidencia del Ateneo impulsando una comisión organizadora.
El 18 de febrero de 1929 a invitación de los organizadores se reunió en los salones del Ateneo "Paysandú" un grupo de personas que simpatizaban con la idea de instalar en Paysandú un Instituto Normal para Maestros.
El 28 de febrero la asamblea vota el comité que se encargará de las gestiones de la creación del Instituto. Presidente: Dr. Luis Citraro
Vice: Dr. Esteban Ruiz, Ing. Alfredo Mendivil, y señora Ercilla Guidali de Pisano
Secretarias: Julieta Siri de Curti, Modesta Cassola y Raúl González Rey.
Tesorero: Martín Vilanova (hijo).
Pro-Tesorero: Eugenio Solari.
Constituido el comité se comunicó a las distintas autoridades y se fijó el valor de la cuota mensual de 5 pesos (valor que permaneció incambiado mientras el Instituto mantuvo el carácter privado, además de haber otorgado becas a alumnos de acuerdo a las situaciones particulares).
El 11 de marzo de 1929 se resolvió gestionar la oficialización del Instituto y solicitar para la instalación y funcionamiento del mismo una asignación de 300 pesos que había sido fijada por el Concejo de Administración Departamental al Ateneo, "en mérito de haber desistido aquella institución de su primitivo propósito de crear un Instituto Normal"
También se nombró una comisión para elaborar un plan de funcionamiento de las clases. El 4 de abril se designó Directora a la Sra. Ercilia Guidali de Pisano, subdirectora a la Sra. Modesta Cassola y Secretaria a la Srta. Josefa Macazaga.
Las clases se iniciaron el 15 de abril con 98 alumnos "de las cuales sólo 2 tendrían cuarto año completo". Desde 1930 los cursos abarcaron desde 1º a 6º año e ingreso. Ya desde su fundación "a expreso pedido de un grupo de maestras", se instrumenta la preparación para segundo grado. Se desarrollaron las asignaturas siguientes: Economía Doméstica, Canto, Historia Universal, Literatura, Dibujo, Física, Trabajos Manuales y Francés, además de Contabilidad, Mecanografía, Cocina Racional y Repostería, abiertas también a quienes sin ser alumnos magisteriales querían ampliar su formación; años después debieron suspenderse por el exceso de tareas que pesaba sobre el profesorado.
Sin embargo en 1941 se resolvió establecer nuevamente las Clases de Ingreso a primer año, por considerar la Dirección que el Instituto Normal de Paysandú debía realizar la obra completa de Preparación Magisterial.
Se denominaba "Ingreso Corto" (Matemáticas y Lenguaje) al que rendían para ingresar al Instituto las alumnas provenientes de escuelas urbanas de 2º grado e "Ingreso Largo" (Matemáticas, Id. Español, Historia Nacional y Geografía) a las que egresaban de Escuelas de 1er Grado o Rurales. Los estudiantes del Liceo también daban examen de Ingreso.
Todas las materias se rendían libre, frente a comisiones examinadoras designadas por el "Consejo Nacional de Educación Primaria y Normal" y eran integradas por profesores de los Institutos Normales de Montevideo, concurriendo siempre prestigiosos docentes, como los Doctores Sclavi y Bargo, Carrara, Ledesma, Vergara, Sres. García Serrato, Fraga Cancela, A. Regules, Elida Tuana, MATAC, Verdesio, Carbonell, R. Piaza y otros.
El Consejo determinaba también los programas y las fechas de exámenes. El primer año se solicitaron 678 exámenes con un porcentaje total de aprobación del 85% y en 1931 se tomaron 958 exámenes. El régimen de exámenes libres con tribunales integrados sólo por profesores de Montevideo se mantuvo hasta la oficialización en 1949.
Desde el 11 de marzo de 1929, aún antes de tener un local y de dictar la primera clase ya el comité pro Instituto Normal decidió tramitar la oficialización.
En septiembre de 1932 el Comité invitó al entonces Ministro de Instrucción Pública Dr. Eduardo Jiménez de Aréchaga a visitar el Instituto, dirigiéndose a él como, "inspirador junto al Dr. Eduardo Acevedo, del proyecto de oficialización del mismo". En 1945 se nombro a la comisión encargada de realizar los trabajos tendientes a la oficialización: Jefe de Policía Don José Fortunato, Sr. Carlos Arocena y el Dr. Miguel Saralegui.
En septiembre de 1947 se realizó el Congreso pro - oficialización de los Estudios Magisteriales en el Interior de la República el cual estuvo formado por delegaciones de los departamentos del Litoral, siendo éste el más antiguo de los que existe en el Interior. En 1948 un grupo de integrantes del Comité Pro- Instituto Normal y de la Asociación de Madres de Alumnas del Instituto Normal resuelven declarar constituida la Asociación "Amigos del Instituto Normal de Paysandú" y solicitar la personería jurídica. Esta Asociación adquiere el Inmueble que el Instituto ocupa y el 6 de septiembre de 1949 lo transfiere al Consejo de Enseñanza Primaria y Normal.
En julio de 1949 en una Ley de Dotación de Recursos de la Enseñanza Pública Primaria y Secundaria, se estableció la presupuestación del funcionamiento del Instituto Normal que quedaba así implícitamente incorporado a la responsabilidad del sostenimiento del Estado, el 3 de septiembre de 1949 se realizan los actos de festejo con motivo de la oficialización al convertirse éste en el primer Instituto Homologado del Interior.
En marzo de 1964 el Consejo Nacional de Gobierno aprobó el Proyecto por el cual se le daba oficialmente el nombre de "Ercilla Guidali de Pisano", en el patio interior se descubrió un retrato al óleo pintado por la Sra. Rosa Dubosc, y en la fachada del edificio un placa de bronce con la nueva denominación.
A partir de 1977 los Institutos Normales pasaron a ser Institutos de Formación Docente, separándose de la órbita directa de Enseñanza Primaria y Normal y dependiendo directamente del Consejo Nacional de Educación. Es así que a partir de ese año se iniciaron los cursos de Profesorado en las especialidades de: Astronomía, Ciencias Biológicas, Ciencias Geográficas, Comunicación Visual - Dibujo, Educación Social y Cívica, Educación Musical, Filosofía, Física, Francés, Historia, Idioma Español, Italiano, Literatura, Matemática, Química, Ayudante preparador de Biología y Química, Ayudante Adscripto.
Hasta 1985 tenían una duración de 3 años, y a partir de 1986 se extendieron un año más, los estudiantes cursan las diferentes especialidades en un régimen semilibre ya que deben cursar reglamentados asignaturas comunes a todos los profesorados (tronco común) y en carácter libre las específicas de la especialidad elegida, agregándosele a partir del año 2003 la modalidad semi - presencial. La práctica docente tiene carácter reglamentado, se debe cursar durante 3 años siendo los 2 primeros con la supervisión de un Docente Adscriptor y el último año con un grupo a cargo. Cuando el plan 1977 se puso en marcha, los Institutos de Paysandú y Minas se tomaron como centros para rendir exámenes libres.
Desde 1991 a 1997 se realizó una experiencia inédita en algunos departamentos del Interior, estableciéndose Centros Regionales; en lo que se refiere a Paysandú fueron de Química y Biología.
A partir del año 2003, algunas especialidades de Profesorado (Matemática, Física, Química, Biología, Comunicación Visual-Dibujo, Educación Musical, Idioma Español) pueden cursarse en modalidad semipresencial, lo que implica que los estudiantes cursan las asignaturas específicas por plataforma virtual, a cargo de un tutor, obtienen nota de curso y rinden los exámenes con carácter reglamentado.
En año 2008, en el marco del Sistema Único Nacional de Formación Docente, el IFD de Paysandú incorpora los profesorados de Inglés y Matemática en modalidad completamente presencial; en 2009 hace lo propio con la especialidad Física.
A partir del año 2012 y por resolución del Consejo de Formación en Educación, en el Instituto de Formación Docente de Paysandú puede cursarse la carrera de Educación Social.
En agosto de 2013, se instala carrera de Asistente Técnico en Primera Infancia, titulación intermedia que habilita a proseguir estudios en la carrera de Maestro de Primera Infancia.
Desde su fundación, los integrantes del Comité pro Instituto Normal, buscaron acceder a un local propio, aspiración de la que nunca desistieron, pero que sólo concretaron veinte años después, años plagados de dificultades y carente de medios. En ese transcurrir, el Instituto ocupó tres locales diferentes, siempre dentro de la misma zona. En julio de 1948 la Asociación de Amigos del Instituto Normal de Paysandú compró la finca que actualmente ocupa en la calle Florida 1181, dotando de sede estable y definitiva al Instituto Normal.
El Instituto Normal de Paysandú fue un sueño de hombres y mujeres de las primeras décadas del siglo XX que se convirtió en realidad. Fue una utopía de una sociedad sanducera que tuvo el empuje de personalidades como el Dr. Luis Citraro y la "Maestra de Maestras" Ercilia Guidali de Pisano. Tiene el justo honor, en la historia de la educación uruguaya, de ser el primer Instituto del interior en ser oficializado. En estos casi 90 años trascurridos en el hoy Instituto de Formación Docente "Ercilia Guidali de Pisano", los cambios y el mantenimiento de sus obras materiales y académicas, han requerido esfuerzo y colaboración de múltiples agentes, desde Directores, docentes, personal administrativo y de servicio, las Comisiones de Apoyo, los estudiantes, el pueblo sanducero todo, que desde el ámbito privado y el público, en lo departamental y nacional, han sido actores y receptores de esta transformación.